Repensar la prevención de riesgos laborales: propuestas de futuro

    En CCOO, tras cumplir 20 años la ley de prevención, nos planteamos lanzar una reflexión, dentro y fuera del movimiento sindical, sobre los principales problemas que limitan la eficacia de la prevención de riesgos laborales en España. ¿Qué caminos deberíamos seguir si queremos que la actividad preventiva responda efectivamente a la protección de un derecho fundamental como es la salud de los trabajadores y trabajadoras?

    28/04/2017.
    Artículo de opinión de Carmen Sesma

    Artículo de opinión de Carmen Sesma

    Para responder a esta pregunta y andar un nuevo camino con las herramientas que tenemos, CCOO realizó un proceso de análisis para detectar qué propuestas concretas nos pueden permitir darle la vuelta al actual estado de prevención de riesgos. Un sistema que ahora está atrapado entre prácticas burocráticas de las empresas, la falta de independencia de los agentes intermedios y la pasividad de los gobiernos y las administraciones públicas.

    De ese análisis, se extrajeron 73 medidas, de las que quiero destacar las diez primeras por ser las que más consenso han despertado en el grupo de expertos, y que para CCOO pueden considerarse de actuación preferente.

    Investigar mejor los accidentes: se trata de señalar la necesidad de una investigación a fondo de las causas de los accidentes de trabajo que nos permita aprender de ellos para articular mejor la prevención.

    Mejorar el registro de enfermedades profesionales: mejorar el registro de enfermedades profesionales y relacionadas con el trabajo, integrando otras fuentes de información: registro de algunos  tumores, altas hospitalarias, etc. La necesidad de conocer qué condiciones laborales están comprometiendo la salud entre la población trabajadora para intervenir antes de que se produzca el daño.

    Reforzar la formación de delegados y delegadas de prevención. Reconociendo que la formación es parte integral de la función representativa de los delegados y delegadas, se plantea la necesidad de destinar más recursos y herramientas a su formación. La verdadera prevención a pie de obra la realizan los delegados y delegadas bien formados, que consiguen que las empresas se tomen en serio sus obligaciones preventivas y acompañan a los trabajadores en la defensa de sus derechos.

    Formación de los trabajadores y trabajadoras. Requerir la impartición a los trabajadores y trabajadoras, tanto de módulos formativos que les capaciten para activar su autoprotección frente al riesgo -conociendo sus derechos individuales y colectivos-; como de auténtica formación vinculada a la realidad de cada puesto de trabajo.

    Jubilación anticipada para profesiones que producen especial desgaste. Se considera una injusticia social la dilación con la que se está abordando este tema, que se aplaza año tras año, a pesar de que se conoce la imposibilidad de realizar ciertos trabajos en edades avanzadas, cuando las personas han ido acumulando exposiciones a riesgos laborales, especialmente nocivas, a lo largo de una trayectoria laboral dilatada en el tiempo o cuando las exigencias de la tarea lo recomiendan.

    Devolver al INSS la gestión de prestaciones no relacionadas directamente con el daño laboral. La mutuas colaboradoras con la Seguridad Social han acumulado prestaciones que debieran ser devueltas a la gestión pública, como la prestación por incapacidad temporal por contingencia común, la prestación por cuidado de hijo enfermo de cáncer o enfermedad muy grave, la prestación por cese de actividad de los trabajadores autónomos o la gestión del acceso al retorno de cuotas de Seguridad Social por inversiones con éxito en prevención de riesgos laborales.

    Establecer por ley la figura de delegados y delegadas de prevención territoriales/sectoriales, con competencias en todas aquellas empresas sin representación legal de los trabajadores, para asegurar que la prevención llega a las PYMES y a las microempresas.

    Independencia de los servicios de prevención y de los prevencionistas. Garantizar la independencia de los técnicos del servicio de prevención (propio o ajeno) para cumplir su papel de asesores técnicos no solo de los empresarios, sino también de la representación legal de los trabajadores.

    Una Inspección de Trabajo más fuerte y más rápida. Incrementar los efectivos de la Inspección de Trabajo y su especialización, con la finalidad de lograr un tiempo razonable de respuesta a las denuncias presentadas.

    Sanciones a las Administraciones públicas: Establecer un sistema efectivo de represión y sanción de los incumplimientos en materia de prevención de riesgos laborales de las Administraciones públicas cuando estas actúan como empleadoras, de modo que sean un ejemplo a seguir más que el furgón de cola en materia de salud laboral.

    Lo único necesario ahora es valentía para aceptar que por este camino no vamos bien y voluntad política para adoptar las medidas con las que podemos convertir la prevención en lo que siempre debió ser: la piedra de toque de la salud laboral.

    Carmen Sesma, secretaria de Salud Laboral de CCOO de Navarra

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.