Concentración de protesta en el Centro San José por la modificación unilateral de varios puestos de trabajo

    El colectivo de trabajadores y trabajadoras de Servicios Generales del Centro San José se han concentrado para expresar su profundo malestar con las decisiones que el máximo responsable del centro ha tomado respecto a varios puestos de trabajo, de manera unilateral. Entre ellas, eliminar dos plazas estructurales de cuidadores, modificar sustancialmente el horario de las trabajadoras de la unidad de enfermería y cambiar drásticamente la configuración de dos plazas de Servicios Generales.

    14/06/2018.
    Imagen de la concentración frente al Centro San José

    Imagen de la concentración frente al Centro San José

    El colectivo de trabajadores y trabajadoras de Servicios Generales del Centro San José queremos expresar nuestro profundo malestar con las decisiones que el máximo responsable de dicho centro, Pablo Bretos, ha tomado recientemente respecto a varios puestos de trabajo, así como la manera unilateral y opaca en que éstas han sido adoptadas.

    En la reunión de la mesa sectorial celebrada el pasado 6 de junio se informó a los asistentes de que se van a tomar una serie de medidas que afectan directamente a varios puestos de trabajo en el Centro San José; entre ellas, eliminar dos plazas estructurales de cuidadores, modificar sustancialmente el horario de las trabajadoras de la unidad de enfermería y cambiar drásticamente la configuración de dos plazas de Servicios Generales.

    En este último caso, dos plazas de régimen funcionarial con horario de lunes a viernes se reconvertirán a dos plazas que alternarán horario entre semana y fines de semana. Además, el martes 12 de junio se sumó la noticia de que se suprimirá una plaza funcionaria de Servicios Generales que ha quedado vacante recientemente por jubilación; amortización de la que en ningún momento se informó en la citada mesa sectorial.

    Estas noticias han provocado un gran desconcierto y preocupación en los trabajadores del Centro San José, más aún porque en la actualidad el director se encuentra "casualmente" de vacaciones y no puede confirmar la veracidad de estas informaciones ni su motivación. Parece ser que estas decisiones obedecen a unos informes efectuados por el referido director Pablo Bretos, en los que se indica que en el Centro San José sobra personal de Servicios Generales y Cuidadores.

    El colectivo de Servicios Generales queremos destacar que en ningún momento el director Pablo Bretos se ha interesado en conocer las características y peculiaridades de los diferentes puestos de trabajo de este grupo: tareas que comprenden, carga de trabajo, necesidades... Por lo tanto, desconocemos sobre qué criterios se fundamentan dichos informes, ya que desde la dirección nunca se ha acudido personalmente a los distintos puestos de trabajo para realizar una valoración. Por otro lado, desde la ANADP (Agencia de la que depende el Centro San José) se nos ha comunicado directa y personalmente que, hasta el momento, no se ha recibido ningún informe motivado que respalde las modificaciones previstas. ¿Cómo puede ser que empiece los cambios dentro de la plantilla sin que el jefe de personal tenga unos informes motivados? ¿Quién le ampara a este señor para permitirle esta forma de actuar?

    A nuestro juicio, el recorte en personal busca equiparar los ratios de trabajadores y residentes con los de las residencias privadas y concertadas, cuya meta es el beneficio económico. Apreciamos este hecho muy injusto porque San José es un centro público donde la máxima debe ser la calidad y el bienestar de los residentes. Las especiales características de los mismos hacen que se requiera un mayor esfuerzo de medios humanos para proporcionarles cuidados y atención de calidad, que difícilmente podrán mantenerse con las decisiones previstas.

    Asimismo, nos gustaría dejar constancia de que esta forma aleatoria de actuar del director Pablo Bretos no es nueva. Sus decisiones carecen de sentido, son arbitrarias y se imponen unilateralmente sin consulta previa a los restantes miembros implicados en la administración del centro. Esta circunstancia nos genera un estado de desconcierto y preocupación continuo, puesto que consideramos que el máximo responsable no tiene criterio y su forma de actuar es, cuanto menos, opaca y arbitraria. Por último, resaltamos que la atención directa de los residentes se verá afectada de manera muy negativa e inmediata por el recorte de medios humanos para su cuidado.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.