Oda a las maestras de Infantil

    Artículo de opinión de Eduardo Fernández Luis, responsable de Enseñanza Pública de CCOO de Navarra

    30/10/2018.
    Artículo de opinión de Eduardo Fernández, responsable de Enseñanza Pública de CCOO Navarra

    Artículo de opinión de Eduardo Fernández, responsable de Enseñanza Pública de CCOO Navarra

    Cuentan que desde el 2009 no se ofertan plazas de maestro de Infantil a oposición, que hace ya casi 10 años, toda una década, desde la última vez que a mis compañeras de profesión se les presentó la posibilidad de afianzar su puesto de trabajo. Cuentan que no son decenas, sino cientos de personas las que llevan trabajando para el sistema educativo público navarro todos estos años, haciendo una magnífica labor para la administración.

    A lo largo de estos años han tenido que soportar los duros recortes, vaivenes en las listas de contratación, aumento de horas lectivas, bajada de salarios, ratios de alumnos superiores y poco reconocimiento social. La gran mayoría se han formado en nuevas tecnologías, metodologías innovadoras, aprendizaje de idiomas, y todo ello, con la misma motivación cada día en su puesto de trabajo, sin quejas.

    Cada mañana acuden a sus puestos de trabajo para educar a 25 niños y niñas de entre 3 y 6 años de edad con vocación, ganas y a tope de energía, son auténtica profesionales. Tienen la enorme responsabilidad de saberse las depositarias de la plena confianza que nosotras como progenitoras les encomendamos: la misión de proteger, cuidar y enseñar a las personitas más vulnerables que tenemos a nuestro cargo; una labor social y educativa digna de admiración, sin paliativos.

    Son cientos de personas -mujeres en su mayoría, madres de nuestros hijos, cabezas de familia-, las que ahora se encuentran desprotegidas, en una situación injusta y peligrosa, al borde del precipicio. Se enfrentan a una situación de la cual no han sido responsables, pero sí son y serán las víctimas; un cúmulo de situaciones que la administración ha ido permitiendo que rodaran año tras año hasta que bola de nieve está a punto de estrellarse contra la pared.

    Europa insta a España a reducir la tasa de interinidad por debajo del 8%, cuando actualmente nos encontramos cifras que superan el 30% en la comunidad, colegios en los que 3/4 partes de la plantilla es personal contratado… Esto, que es sólo una recomendación, CCOO ha conseguido el marco para que las distintas administraciones puedan alcanzar ese objetivo del 8% de contratación, gracias al II Acuerdo firmado en marzo con el Ministerio de Hacienda. Sin embargo, tras las cifras aportadas por el departamento de cara a las próximas oposiciones, no parece que vaya camino de convertirse en realidad en lo que a la especialidad de Infantil se refiere.

    Los diferentes departamentos y conserjerías de educación de todas las Comunidades Autónomas han aprobado, o están en vías de aprobar, una “OPE extraordinaria” con una tasa de estabilización que tiene como objetivo resolver esta situación. Por hacernos una idea más clara, por ejemplo, Aragón va a ofertar 230 plazas para Educación Infantil.

    En Navarra, la situación es bastante diferente. 11 plazas fueron aprobadas en 2015 y esas mismas son las que está previsto que salgan en junio de 2019, ni más ni menos. La menor oferta de empleo público de entre todas las especialidades e idiomas de la comunidad. Además, partimos del hecho de que la gran mayoría de las especialidades tuvieron oposiciones en 2016, por lo que este dato queda todavía más empequeñecido, un número irrisorio.

    Por si no fuese poco, el concurso-oposición de este año se realizará bajo la vara de exámenes eliminatorios, impuestos en todo el territorio nacional, gracias al voto de nuestro departamento de educación, entre otros; en los cuales, si no apruebas el supuesto práctico y el examen teórico (primer y segundo examen) no te dejan defender tus cualidades pedagógicas como docente en la fase práctica (tercera y cuarta prueba).

    Exceptuando los 11 opositores que estabilicen sus plazas en el proceso de oposición-concurso, el resto será reordenado según la controvertida Orden Foral 51/2018 de Gestión de Listas de contratación, la cual fue aprobada sin el voto favorable de ningún sindicato. Dicha OF establece en 7 el número máximo de años computables como mérito de experiencia, pese a que todo este colectivo lleva, en su gran mayoría, al menos 10 años trabajados y precisamente porque a estas docentes no se les ha brindado la oportunidad de presentarse a un proceso selectivo.

    Habrá profesionales con idiomas u otros perfiles que trabajarán, otros cambiarán de especialidad, y otros se irán al paro… ¿Va a dejar en la estacada el Departamento de Educación a todas estas personas que llevan manteniendo al sistema educativo todo este tiempo? ¡No con nuestro consentimiento!

    Exigimos al Departamento una reflexión sobre esta problemática, el mayor número de plazas posible, exámenes no eliminatorios y una orden foral de gestión de listas que se ajuste a la realidad de nuestros docentes. No estáis solas. Este es tan solo el comienzo… Continuará…

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.