CCOO considera que el Plan de Contingencia en educación para el curso 2020-2021 es inaceptable

  • La Federación de Enseñanza opina que el plan es insuficiente, desbaratado, contradictorio e imposible de llevar a la práctica en aspectos fundamentales como los espacios, flujos de alumnado, materias etc.

24/06/2020.

CCOO considera que el Plan de Contingencia en educación para el curso 2020-2021 es inaceptable e imposible de implementar.

Tal y como ha informado la Federación de Enseñanza, el Departamento de Educación ha hecho público el borrador del plan de contingencia para la vuelta a clase del próximo curso, y las propuestas que contiene son decepcionantes, ya que no dice nada sobre los problemas reales que plantea la enseñanza no presencial (contenidos, evaluación, atención al alumnado…).

En este sentido, CCOO ha criticado que no se han tenido en cuenta las propuestas de los sindicatos ni de la comunidad educativa y plantea una serie de medidas para el mantenimiento de la distancia entre alumnos a coste cero. La mayoría de estas propuestas son sencillamente imposibles de llevar a la práctica.

Se establecen cuatro escenarios para diferentes estados de la pandemia. El escenario 1 es el que corresponde con la nueva normalidad, y el 4 corresponde con la suspensión total de las clases presenciales.

CCOO ha alertado que se mantienen las ratios de alumnos para el próximo curso, manteniendo los 25 alumnos en infantil y primaria y hasta 30 en secundaria.

Al mismo tiempo, ya desde el escenario 1, establece que las aulas deberán contar con un mínimo de 2,25 m2 por alumno, para garantizar la distancia de seguridad. La inmensa mayoría de las aulas no cumplen estas condiciones y Educación plantea que, o bien los alumnos lleven puesta la mascarilla todo el día, o bien salgan fuera del aula los alumnos “excedentes” para seguir la clase en streaming desde fuera, sin especificar en qué dependencias, con centros ya muy saturados en espacios, y atendidos por docentes de guardia absolutamente desbordados. Esta medida, en opinión de CCOO, es inaceptable desde el punto de vista educativo y además imposible de cumplir.

La propuesta también establece la restricción del flujo de alumnos/as y profesores, estableciendo sectores más o menos estancos, entre los cuales no debe haber intercambio de personas. No establece cómo hacer compatible estos bloques con el currículo oficial y las materias optativas de diferentes modelos, ni plantea soluciones al grave problema de los espacios. Toda la responsabilidad de la organización recae sobre los equipos directivos, sin ayuda ninguna.

También establece la posibilidad de clases a la tarde para alumnos/as no transportados, entrada y salida del centro escalonadas, el aumento de las horas de guardia de los docentes que podrán dedicarse a la atención directa del alumnado.

En la situación 2 el documento prevé que se dejen de impartir algunas materias en infantil y primaria, sin especificar cuáles, se prevé el aumento de la estanqueidad de los sectores, sin establecer de ninguna manera cómo, dónde o con qué personal hacerlo.

Situación 3. Se establece para la ESO y Bachillerato la alternancia de las clases presenciales y en línea, sin establecer ninguna pauta sobre la atención de los alumnos en línea ni decir qué profesorado deberá atenderlos, ya que los docentes habrán cumplido su jornada completa con los alumnos presenciales.

Situación 4: Cierre total de centros y suspensión total de las clases presenciales. La propuesta, apenas dos páginas y media para esta posibilidad, es absolutamente insuficiente. No define los contenidos que deben impartirse en esta fase, ni cómo serán evaluados.

Por último, la Federación de Enseñanza concluye que el plan es insuficiente, desbaratado, contradictorio e imposible de llevar a la práctica.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.