Comisiones Obreras de Navarra | 22 abril 2024.

1º Mayo 2024

CCOO alerta de que las mujeres sufren hasta cinco tipos de brechas de género en el trabajo

  • CCOO indica que en Navarra se cuentan hasta cinco tipos de brechas de género; en tasa de actividad, en tasa de temporalidad, en tasa de parcialidad, en salarios y finalmente en pensiones.
  • El sindicato advierte que las mujeres trabajadoras cobran 7.270 euros menos que los hombres. El salario de una mujer tendría que crecer un 30% para equipararse al de un hombre.
  • Los cambios en el SMI, la reforma laboral y en los Planes de Igualdad están teniendo una incidencia positiva en las mujeres, pero insuficiente para minorar la desigualdad.

28/02/2023.
Eva Mier (secretaria de Mujeres e Igualdad) y Pili Ruiz (secretaria de Formación y Empleo de CCOO de Navarra).

Eva Mier (secretaria de Mujeres e Igualdad) y Pili Ruiz (secretaria de Formación y Empleo de CCOO de Navarra).

En un informe titulado “Análisis gráfico de la situación de la mujer en el mercado de trabajo”, CCOO advierte de que si no se aplican de forma urgente y ambiciosa medidas a favor de la igualdad, la desigualdad laboral de género en Navarra puede cronificarse.

Tal y como ha constatado CCOO, la parte principal de la desigualdad salarial entre mujeres y hombres se explica por la diferente distribución laboral y composición del empleo: las mujeres soportan una inserción laboral en peores condiciones, lo que se traduce en un salario medio menor. La situación sociolaboral de las mujeres sigue siendo extraordinariamente precaria, con mayor segregación ocupacional, temporalidad, brecha salarial, persistencia del techo de cristal, déficits en conciliación y corresponsabilidad. De hecho, la mujer sufre al menos hasta cinco tipos de brechas de género: brecha en actividad, en temporalidad, en parcialidad, en salarios y finalmente en la pensión.

El sindicato ha subrayado que las mujeres tienen una tasa de actividad 9,4 puntos menor que la de los hombres. A ello hay que sumarle la enorme brecha que existe en la temporalidad: la tasa de temporalidad para una mujer es del 23%, y para un hombre es del 13%.

CCOO ha indicado que así, la gran desigualdad en relación a los hombres, y que va a marcar el desarrollo profesional de las mujeres, es que la jornada parcial afecta de lleno a las mujeres, 7 de cada 10 contratos parciales son firmados por mujeres. El 22,8% de las mujeres trabaja a jornada parcial mientras que el porcentaje se reduce al 5,8% en el caso de los hombres. La brecha asciende a los 22 puntos. De las 40.300 personas que trabajan a jornada parcial, 31.100 son mujeres.

Todo ello, tal y como recoge CCOO en el informe presentado hoy, provoca que las mujeres cobren 7.270 euros menos. De media, el salario de un hombre fue de 31.317 euros, mientras que el de una mujer fue de 24.047 euros. Es decir que el salario de una mujer tendría que crecer un 30% para equipararse al de un hombre.

Así se da la paradoja de que mejoran de forma sustancial las condiciones de trabajo de las mujeres, al tener más actividad, menos temporalidad, menos parcialidad y salarios más altos, pero la brecha de género se mantiene o amplía al mejorarse las condiciones también de los hombres trabajadores.

El sindicato ha querido también analizar la segregación ocupacional. Y es que 111.100 mujeres trabajan en el sector servicios, donde están los salarios más bajos, y sólo 23.700 en la industria. Por lo tanto se da una baja presencia de la mujer en el sector industrial, que en general tiene mejores condiciones y mejores nóminas, lo que dificulta la lucha contra la brecha de género en salarios.

La combinación de estos factores ha provocado una situación en que las mujeres se incorpo­ran al mercado productivo pero sin abandonar la máxima responsabilidad en el cuidado del hogar, lo que sigue generando disfunciones fundamentales en las formas de inserción laboral de las mujeres: precariedad, historias laborales alteradas y discontinuas, problemas de se­gregación y fenómenos como el techo de cristal o el suelo pegajoso, que continúan estando presentes en la mayoría de las trayectorias laborales femeninas en Navarra y cuya solución a futuro no parece estar próxima.

A este planteamiento hay que unir que la sociedad no ha asumido que la conciliación de la vida laboral y familiar, y la falta de corresponsabilidad en las tareas de atención y cuidado no son sólo responsabilidad de las mujeres.

Para enfrentar esta enorme desigualdad que se da también en el mundo laboral, CCOO propone:

  • A la Inspección de Trabajo mayor control sobre el cumplimiento de los Planes de Igualdad y al empresariado de Navarra un mayor compromiso para activar los planes de igualdad en todas las empresas que por ley deben contar con ellos.
  • La adopción de diferentes regulaciones que garanticen la igualdad de trato y de oportunidades en el acceso al empleo, en la formación y en la promoción profesional, y en las condiciones de trabajo en las empresas de Navarra.
  • Políticas activas de empleo para mujeres desempleadas con itinerarios personalizados en orientación, formación y recualificación profesional.