Comisiones Obreras de Navarra | 22 abril 2024.

1º Mayo 2024

CCOO celebra que el Parlamento de Navarra inste al Ejecutivo foral a experimentar la jornada laboral de 4 días

  • El sindicato propuso en marzo del año pasado comenzar este trabajo tras presentar un informe al respecto y Chechu Rodríguez, secretario general de CCOO de Navarra, propuso inversiones para conocer el impacto de la reducción de la jornada en trabajadores y trabajadoras.
  • La iniciativa ha sido presentada por el grupo Contigo-Zurekin apoyada en las conclusiones del informe que elaboró CCOO.
  • Para el sindicato es momento de destinar partidas a proyectos piloto para conocer sobre el terreno el impacto de la reducción de la jornada en el entorno laboral de Navarra.

18/01/2024.
Imagen de recurso.

Imagen de recurso.

CCOO celebra que el Parlamento de Navarra haya aprobado este jueves una resolución presentada por Contigo Zurekin por la que se insta al Gobierno de Navarra a que, "a la mayor brevedad posible, impulsen iniciativas concertadas para experimentar la puesta en marcha de proyectos innovadores de reducción del tiempo de trabajo en el marco de la empresa en Navarra”. La iniciativa del grupo parlamentario se apoya en las conclusiones de un informe que elaboró CCOO de Navarra en marzo de 2023. Chechu Rodríguez, secretario general del sindicato en Navarra, expuso en la última reunión del Consejo Económico y Social la necesidad de destinar partidas presupuestarias para avanzar en la jornada laboral de 4 días. La Generalitat valenciana y el Gobierno de España ya están experimentando iniciativas en este ámbito.

La iniciativa presentada este jueves ha sido apoyada por los grupos PSN, Geroa Bai y Contigo-Zurekin. EH Bildu se ha abstenido y la derecha en bloque ha votado en contra. Tal y como recoge el informe de CCOO, el 62% de los trabajadores y trabajadoras del Estado optarían por acogerse a una semana laboral de 4 días manteniendo el salario y el nivel de productividad. Además, los avances científicos y la digitalización han cambiado un modelo de producción que tiene que repercutir en el tiempo de vida de las personas trabajadoras.

La reducción a 37,5 horas semanales de trabajo sin pérdida salarial –primero de los objetivos marcados por el Gobierno foral y el Gobierno central- afectaría, según cálculos del sindicato, a 147 mil navarros y navarras. CCOO recuerda que este primer hito en la reducción del tiempo de trabajo afectaría principalmente a los colectivos que sufren trabajos más precarizados y con menor presencia sindical.

Al igual que ocurre con la subida del SMI, la reducción de la jornada laboral favorece, sobre todo, a los colectivos más vulnerables como las personas migrantes, jóvenes y mujeres. Es decir, a los sectores productivos que por diferentes cuestiones tienen una menor fuerza en la negociación colectiva de sus condiciones laborales.

CCOO considera que para afrontar el reto de la reducción del tiempo de trabajo es necesario destinar partidas presupuestarias para incentivar a empresas para acogerse a planes y proyectos piloto. De esta manera se podrá demostrar el beneficio conjunto de la reducción horaria.

Otros proyectos piloto iniciados en territorios alejados a Navarra han comprobado ya los beneficios de la reducción de la jornada laboral. En Reino Unido, 61 empresas participaron durante seis meses en una experiencia de reducción del tiempo de trabajo. El experimento intentaba demostrar el mantenimiento de la productividad en una semana laboral de 4 días en lugar de 5. Tras los meses de prueba, 56 de las 61 empresas, es decir el 92%, decidieron no volver al modelo original y adoptaron la jornada de 4 días como norma.

Otros países de nuestro entorno ya han bajado la barrera de las 40 horas de trabajo semanal. En Francia, por ejemplo, la jornada laboral está topada a 35 horas y en Alemania, en 38.

El sindicato recuerda que los discursos económicos dominantes durante décadas –los mismos que ahora rechazan la reducción de la jornada laboral- han quedado retratados tras las medidas aprobadas en los últimos años por los gobiernos progresistas. La subida del SMI, la fijeza en la contratación o la intervención pública de los contratos por medio de los ERTEs no han propiciado el debilitamiento del mercado de trabajo como vaticinaban desde empresas y sectores afines. Al contrario, estas medidas han propiciado una mayor fortaleza del empleo y de la situación económica en Navarra y el Estado.