Comisiones Obreras de Navarra | 22 abril 2024.

1º Mayo 2024

CCOO apoya los presupuestos de Navarra para 2024

  • El sindicato hace una valoración positiva de unos presupuestos “sociales, con una inversión pública que reactiva el mercado laboral y protege a las personas más vulnerables, pero echa en falta una reforma de la política fiscal, más inversión contra la siniestralidad laboral y abordar el problema de las listas de espera sanitarias, entre otras cuestiones”.
  • CCOO urge a los grupos parlamentarios a consensuar pactos de comunidad para seguir avanzando en derechos sociales y crecimiento económico, frente a la alta polarización política.

15/01/2024.
Consejo económico y social celebrado este lunes 15 de enero.

Consejo económico y social celebrado este lunes 15 de enero.

CCOO ha participado esta mañana en el Consejo Económico y Social para hacer una valoración positiva del proyecto de Presupuestos Generales de Navarra para 2024, aunque considera que los cambios en la política fiscal siguen siendo la asignatura pendiente.

Estos presupuestos son expansivos y recolocan las inversiones públicas en sectores estratégicos para Navarra, pero en un contexto incierto y volátil el sindicato ha pedido a los grupos parlamentarios que consensuen acuerdos de comunidad que reactiven la economía navarra y consoliden derechos sociales.

El secretario general de CCOO Navarra, Chechu Rodríguez, durante su intervención en el CES, explicaba que “se ha consolidado una mirada social en los presupuestos; es importante tener en cuenta que las inversiones públicas pueden y deben reactivar y proteger nuestro mercado laboral. Crecer bien y de forma sólida, implica necesariamente hacerlo con la voluntad de que ninguna persona trabajadora tenga un empleo precario”.

En ese sentido, el Plan Industrial u otras políticas públicas que ayuden a sectores económicos importantes para la comunidad, como el de la dependencia, necesitan de pactos de comunidad que impliquen a todos los agentes e instituciones. Tener la voluntad de repensar Navarra entre todos y todas podrá hacer que las inversiones públicas sean más eficaces y logren una mejor calidad de vida. La alta polarización política, por eso, no favorece un clima acorde con las exigencias actuales. Necesitamos, como decimos, grandes acuerdos de comunidad, consensos amplios, para que Navarra no se quede al margen de los grandes cambios sociales y económicos. “Estos presupuestos pueden ser una palanca para el refuerzo del escudo social, y en ello confiamos desde CCOO”, ha afirmado Chechu Rodríguez.

Tal y como ha subrayado el secretario general de CCOO, el Plan de Empleo, como símbolo de un positivo Diálogo Social, generó un amplio consenso en las ambiciosas y decididas medidas que se aprobaron. Este presupuesto refleja de forma acertada el compromiso económico con las propuestas de este plan. Ahora toca desarrollarlas de forma ágil y actualizarlas. Echamos en falta inversiones para avanzar en la jornada de cuatro días, sin pérdida salarial, tal y como ya han hecho el Gobierno de España y la Comunitat Valenciana.

Por otro lado, ponemos en valor el importante efecto de la reforma laboral para la estabilización del empleo, pero seguimos denunciando la elevada temporalidad que se mantiene en la contratación pública y que urge reducir.

En cuanto al presupuesto que gestiona el Servicio Navarro de Empleo, como órgano de enorme importancia para llevar a cabo las políticas activas de empleo, nos preocupa que se reduzca en un 12% respecto al presupuesto inicial de 2023, debido fundamentalmente a la desaparición de los fondos europeos. Pese a ello, valoramos el esfuerzo que se hace por el organismo para garantizar el desarrollo de las políticas activas de empleo integradas en el Plan de Empleo (2021-2024). Asimismo valoramos el importante refuerzo para incrementar los fondos para la formación para el empleo de modo que entre los dos departamentos, Educación y Derechos Sociales, los fondos que se destinan a la formación de trabajadoras y trabadores son considerables. La valoración es positiva en cuanto a que se mantienen los programas para incentivar la contratación de los colectivos más vulnerables, se mantienen la financiación de las Escuelas taller y talleres de empleo.

Las partidas económicas que tienen que ver con el ámbito social y el refuerzo de los servicio públicos avanzan y crecen, y ello es positivo sin duda. Pero es necesario tener en cuenta varias cuestiones. El gran problema sanitario, hoy por hoy, son las enormes listas de espera que se producen. Tal y como alertamos CCOO en un reciente estudio, las derivaciones a la sanidad privada no pueden ser la salida para minorarlas, porque ello no soluciona el problema a largo plazo. Una lista de espera larga deteriora el sentido y el significado de la sanidad pública, como ámbito que garantiza en tiempo y forma derechos universales, como el de la sanidad.

Las rentas de inserción, los convenios colectivos y la fiscalidad progresiva y progresista son instrumentos para el reparto de la riqueza. Navarra hoy invierte algo más de 100 millones de euros en la renta garantizada, una medida muy positiva que protege a las personas más vulnerables y que CCOO apoya decididamente. De forma crítica destacamos que en el sector de la dependencia, el ámbito privado, las empresas con ánimo de lucro, siguen teniendo un peso excesivo, peso que no se reajusta en estos presupuestos.

En ese sentido, queda pendiente una gran reforma fiscal que ajuste y equilibre mejor lo que pagan las empresas y lo que pagamos las personas trabajadoras. Esa es una de las asignaturas pendientes de este presupuesto. Sin una política fiscal ambiciosa y progresiva siempre existirán espacios para la desigualdad. Sin duda hay que proteger a las empresas, atraer inversiones y dinamizar nuevos sectores económicos, pero ello no se puede hacer sin reequilibrar las cargas fiscales. Por otro lado, 643 personas y empresas deben a la Hacienda Navarra 307 millones de euros. En 2019 esa deuda era de 302 millones. Necesitamos mayor control y un aumento de la labor inspectora.

Por otro lado, ha recordado CCOO, Navarra sufre un problema serio y constante en los datos de siniestralidad laboral. Desde hace ocho años el índice de siniestralidad de Navarra está por encima en la media estatal. No podemos normalizar que cada año mueran en torno a 12 trabajadores en Navarra. Sufrimos una alta siniestralidad y ello es el reflejo de una inversión pública insuficiente y de la baja cultura preventiva que existe en las empresas.

En otro sentido, CCOO ha querido reconocer el enorme esfuerzo que está realizando el Departamento de Educación y el Departamento de Derechos sociales en la integración de las personas inmigrantes a través de los certificados de profesionalidad y de los programas de integración educativa y laboral. Navarra debería ser en los próximos años un ejemplo a seguir en la integración de personas inmigrantes en situación de irregularidad administrativa.

El auge de la extrema derecha y de los discursos de odio, a juicio de CCOO implica que en la acción de gobierno se deban dedicar recursos a la concienciación en favor de la igualdad de género, tal y como ya se hace. En ese campo se necesita educar en valores para que las ideas que revictimizan a las mujeres y refuerzan la desigualdad no se instalen entre las capas más jóvenes de nuestra sociedad. La atención a las víctimas de violencia de género las 24 horas a través de centros y recursos diferentes y consolidados es muy positiva. Como se sabe, en Navarra las mujeres sufren hasta cinco tipos de brecha de género en el ámbito laboral, por ello el sindicato ha exigido un mayor apoyo público a la hora de diseñar y aprobar los planes de igualdad en las empresas, así como para impulsar y avanzar en conciliación y corresponsabilidad en materia de cuidados.

En resumen, CCOO considera que estos son unos presupuestos positivos que orientan de forma acertada la acción social y económica del gobierno, que refuerzan los servicios públicos, aunque quedan pendientes retos importantes como los ya comentados.